¿Envidia?

No suelo leer revistas de farándula. De vez en cuando leo noticias sobre artistas en periódicos online. Fue así como me topé con una “noticia” que indicaba que Salma Hayek defiende el vestuario de Madonna en su nueva gira de conciertos. La persona que escribió el segmento se arroga la licencia “poética” de decir que la actriz mexicana estaría sufriendo de celos por la impresionante condición física de la cantante de más de cincuenta años. La licencia viene por una tal creencia de que las mujeres se pasan la vida envidiando los cuerpos “perfectos” de otras mujeres.
Yo digo que bien por Madonna y lo que sigue logrando por tanto tiempo. También digo que Salma Hayek no tiene nada que envidiarle a nadie…como yo tampoco le envidio nada a ninguna de ellas. Cada cual con sus talentos y sus fortalezas. ¿Por qué envidiar el cuerpo de otro/a? El mío me lleva a todos lados, se justa muy bien a mis caprichos y tengo la suerte de contar con muy buena salud. Dejemos la supuesta envidia y celebremos lo que tenemos, sin miedos ni manías. Desarrollemos una alergia sana contra la o/presión del cuerpo “perfecto”…con el que tenemos, bien atendido, basta.

Anuncios